Translate - Traducir

jueves, 17 de octubre de 2019

Capítulo 3 - No es tu Lugar!!!

Son las 10: 33 am, suena su teléfono, un poco descolocado después de ver los 6 mensajes de quien supuesta-mente había llegado a la casa y no lo había visto acostado. Se decide a contestar:

-Hola?
-Hola, te ha pasado algo? Por qué no llegas?
-Disculpa, no he pasado una buena noche y me quedé dormido, ya salgo para la oficina.
-Ok, recuerda que hoy es un día de paso a producción. Nos vemos.

- Adiós.

Así comienza otro día. Se arregla para salir, sólo la ducha, sin desayuno parte camino al trabajo.

Ya esperando el bus se pone a pensar en lo sucedido mientras él dormía, comienza a mirar a su alrededor, todo se veía normal, cuando en una de las paradas nuevamente algo le llama la atención, salvo que está vez fue casi como una angustia, un miedo, y en un acto reflejo se dispone a mirar por la venta, y puede observar a una mujer que lo estaba mirando fijamente, al percatarse de ella voltea la mira con una sensación incómoda y recuerda a la mujer que el día anterior vio de espalda, ¿SERÁ ella?, no, no podía ser.

Ya en su trabajo comienza sus labores diarias. Recuerda los mensajes que le dejo su pareja, recuerda que no los había respondido, por lo confundido que estaba se le pasó ese gran detalle. Procede a escribirle:

Para Amor: Disculpa lo tarde, no me viste en la cama durmiendo? Yo estaba acostado. ¿Por qué me envías mensajes preguntándome si había llegado?

Ahora sí, se dispone a trabajar. Pasan los minutos, ya full concentrado en su trabajo, ya olvidando lo sucedido suena su teléfono, un sonido que siempre era agradable por el sólo hecho de ser una notificación de la persona con la que más le gustaba hablar, en estos momentos sólo deseaba que no fuera de ella el mensaje. Toma su teléfono, abre la notificación para ver que el mensaje era de quien él se esperaba, con un suspiro se dispone a leerlo:

-De Amor: al fin! me tenías preocupada, nunca llegaste a casa, ¿Que estás hablando? En estos momentos estoy ocupada, juntemos a comer a las 2.

Extrañado sólo responde:

- Para Amor: ok, a las 2 donde siempre. Besos.

Ahora estaba más confundido, no sabía que preguntarle ni que responder si le preguntaba algo. Siguió con su trabajo.

Llega la hora de colación, él se prepara para salir a juntarse con su compañera, muy nervioso, sale al encuentro.

Ya llegando al local donde se juntaban una que otra vez a comer, el echa un vistazo a su alrededor para ver si ella había llegado, pero no la encuentra, busca un lugar para dos disponible y se sienta a esperar. Pasan unos 5 minutos, el empieza a preocuparse ya que para él no fueron sólo 5 minutos sino mucho más, cuando su angustia se hacía más fuerte mira a su alrededor nuevamente y la ve, si ve a aquella mujer que había visto en la mañana en una de las paradas del bus, se queda mirándola fijamente, muy concentrado en ella cuando le tocan el hombro y con tal sentido del tacto se asusta, da un salto del miedo provocado cuando voltea a ver, era su compañera, se queda atónito mirándola, casi paralizado cuando ella con su cara llena de preocupación y alivio a la vez lo abraza y lo besa:

-¿qué te paso? - pregunta ella.

El casi ido vuelve en sí y le responde:

- nada, yo quiero saber que ha pasado. Me dices que no llegue a casa anoche y no fue así.

Ella lo mira muy confusa y se larga a llorar. La tenía muy preocupada, se imaginó muchas cosas esa noche, desde un accidente hasta una infidelidad. Conversaron cosas pero nada sobre la noche anterior.

Ya casi es hora de irse, el ya más aliviado recuerda a aquella mujer, voltea al lugar donde la había visto pero no estaba. Se queda nuevamente paralizado mirando el lugar, cuando de la nada escucha una voz, una voz femenina que le decía:

-¡¡¡Tú no perteneces a este lugar!!!

By Cristopher Maxwell Alvear


domingo, 13 de octubre de 2019

Capitulo 2 - ¿Por qué no llegas?

Trabajo, trabajo y más trabajo, como a todos nos pasa, el día es más largo y pasa más lento. Eso le sucede a ella, quien tiene un trabajo bastante agotador mentalmente más que físicamente, ya que trabaja en una oficina y pasa más del 80% del día sentada frente al ordenador escribiendo decenas y decenas de líneas de código para su empleador. Los dolores de cabeza son el pan de cada día, ya se estaba haciendo dependiente de las pastillas para aliviar ese mal estar, reuniones, conversas, correos, llamadas, etc. Un día agotador.


Camino a su hogar, suspirando por haber terminado un día más de trabajo sonríe, y dice:

- Ya voy a llegar a casa.

Llega a la estación del metro para poder tomar el vagón que la llevará a su casa. Saca su teléfono celular, conecta sus audífonos para escuchar su música favorita para atenuar el tiempo de espera hasta su destino. Como nunca se percata de que no hay mucha gente en la estación , raro para la hora punta en esos momentos, se aproxima el vagón, al ingresar el vagón estaba casi vacío, inusual, hasta le tocó la suerte de encontrar un asiento disponible para sentarse durante el viaje. Se sienta, desbloquea su teléfono y comienza a ver sus redes sociales, fotos de amigos viajando, otros mostrando a sus hijos, algún que otro vídeo con temática de chiste, sonríe por un vídeo que acaba de ver, pero... algo estaba raro, algo no andaba bien, algo no calzaba, era muy bueno para ser cierto. ¿Por qué pensaba eso? ¿será que es muy raro el metro vacío? ¿era eso algo para preocuparse?, suspira... Se da cuenta que estaba muy estresada y que un poco de suerte de vez en cuando no era algo malo. Llega a su destino.

Al salir de la estación la cual le quedaba a unos pocos minutos de su casa a pie, se dispone a caminar, da unos pasos con un ritmo más o menos apurado, las ansias de llegar a su hogar eran muy grandes, sabía que su pareja no estaría en casa porque ella siempre llegaba primero y eso le daba tiempo de hacer una de las cosas que más les gustaba hacer y en una de las cosas que se sentía una profesional, cocinar, cocinar algo para ella y para su compañero fiel, para disfrutar el gran momento que tenían cada día de la semana juntos, sonrió nuevamente al pensar en eso.

Llegando a casa se cambia de ropa, se pone más cómoda sacándose el vestido ajustado que traía puesto, los zapatos de tacón y soltarse el cabello, reemplazándolos por un pantalón más Sport, una polera suelta y unas zapatillas, UFFF que cómodo. Revisa el refrigerador a ver que podía inventar para la cena, una gran cantidad de ideas le llueven y se pone manos a la obra.

Mientras cocinaba llega la persona que tanto estaba esperando, el la mira con una cara de baboso, como si nunca la hubiera visto, como si se hubiera enamorado a primera vista, la saluda con un beso, y se dispone a cambiar la ropa de trabajo, adiós pantalón de tela, adiós zapatos negros, adiós camisa Y Hola a la polera suelta, un buzo y zapatillas con los cuales se sentía más como para ayudar a esa bella mujer a terminar la cena que tanto esperan cada día.

Terminan su ritual diario, ese momento después de ajetreo del día y se acuestan a dormir. Llega la mañana, el sonido del teléfono celular marcando las 7 am, hora de despertar, primero se levanta ella, con un animo de querer morir porque se acabo el descanso y comienza un nuevo día, se mete al baño para tomar una ducha mientras el se hace el animo para levantarse y preparar el desayuno.

Ahora en la ducha sola comienza a recordar, recuerda que la noche anterior no fue como siempre, recuerda que su pareja a momentos se notaba raro, como ido de si mismo, pero no le dice nada, ella piensa que puede ser el cansancio y el estrés de cada día y termina su ducha para darle el paso a su compañero. Se arregla para el trabajo y seguido realiza los preparativos para el desayuno que el preparo mientras se bañaba, el sale y comienzan a comer, los dos un poco más callados de lo normal, terminan y cada uno se va en camino a su trabajo.

Ya en su trabajo, ella ya quiere terminar su día y con el paso del día le llega una noticia no muy grata que digamos:

-Necesitamos estos formularios antes de las 10pm- decía su jefe.

Pésima noticia, se alarga la jornada laboral para esta mujer.

-Para Amor: Cariño, hoy trabajare hasta mas tarde, si alcanzamos nos vemos, besos te amo.

Le envía un mensaje para mantenerlo al tanto y que no se preocupara por que ella no llegaba.

Terminando el trabajo extra que le dieron llega a casa, un poco preocupada de que el no hubiera cenado ya que es pésimo para la cocina y no le gusta, pero al llegar se encuentra con la sorpresa de que el no está. Revisa cada rincón de la casa y ni rastros de su compañero, pero nota algo raro, el si había llegado, estaban sus cosas, estaba el baño con señales de uso, el estuvo en la casa pero no se encontraba, llega a la habitación y se percata de que estaba la cama desarmada, como si la hubieran utilizado, ella pensó lo peor Que se podría imaginar una mujer en ese escenario. Trato de sacarse ideas de la cabeza y se acuesta a dormir. Se desvela, mira la hora cada 5 minutos, son las 1:37 am y le envía un mensaje:

-Para Amor: cariño, donde estas? Por que no llegas? . 1:37 am

Preocupada y cansada por el desvelo se estira en la cama y sin darse cuenta da un pestañeo, ese momento que que sólo pestañas y ya paso toda la noche, confundida mira su teléfono para ver la hora, son las 7:00 am, Se levanta muy rápido, se ducha rápido, se viste rápido, desayuna rápido, antes de irse deja las cosas en el fregadero y realiza una última inspección a la habitación. Nada. Son las 7:30 Y decide enviarle otro mensaje:

- Para Amor: que pasa? Por que no llegaste? . 7:30 am.

Se marcha a su trabajo.

Continuará...

By Cristopher Mawell Alvear

sábado, 12 de octubre de 2019


La "COSA" - Parte 1 

Era una noche de verano, de esas donde hasta andar con short, te provoca un calor que te dan ganas de estar tirado sin hacer nada, más que solo mirar al vacío. Ella estaba preparando la cena, mientras esperaba a su amor, para que comieran juntos y disfrutaran ese momento, como todos los días, una cena rutinaria, donde veían tv, se reían, conversaban y a ratos se abrazaban. De pronto escuchó la puerta, su corazón palpitaba esa emoción al saber que estaba entrando su amado, se besaron, conversaron, cenaron, él lavó la loza, mientras ella se disponía a ponerse su pijama más holgado para no ahogarse en esa sofocante noche. Se acostaron a ver una serie, de esas tontas que no tienen ninguna profundidad y solo ríen. Eran las 3:30 a.m, ella se despierta asustada, no podía moverse, no podía hablar, sólo pudo abrir sus ojos, y sintió un frío extraño, sintió que sus pelos se erizaban, estaba completamente tapada, pero el frío no pasaba y seguía sin poder moverse, pasaron un par de minutos y sintió que alguien extremadamente delgado se sienta en la cama, muy cerca de ella, casi aplastandola, y la miraba fijamente, un miedo incontrolable la invadía, la sensación que moriría en ese mismo momento la invadió por completo, quería gritar y luchaba para que saliera su voz y su amado pudiera socorrerla, pero no funcionaba, estuvo luchando cerca de 4 largos muy largos minutos, hasta que pudo decir con una voz como si estuviera aprendiendo a hablar:- amoooooooor! . Él despertó enseguida y dijo:- Qué pasa vida (mientras se disponía a abrazarla), justo en ese momento, ella no sintió mas la presión que había alguien sentado cerca de ella, había escapado en una milésima de segundo, ella al fin pudo reaccionar y rompió en llanto, mientras miraba la habitación para ver por donde había escapado esta "cosa" como le mencionó a su pareja, él recorrió toda la casa buscando a "la cosa" pero no quedaban rastros, ella al fin pudo sentir el calor típico del verano, pero no pudo conciliar el sueño hasta las 7 a.m. Hora de trabajar...

Continuará...

By Evelyn Orta

miércoles, 9 de octubre de 2019

Capitulo 1 - Presencia-Confusión

Una noche de enero del 2019, una noche tranquila como muchas pero diferente como pocas, nadie lo notaba. El vivir en un lugar inusual como una vieja casa la cual estaba abandonada durante mucho tiempo, la cual no tenía ninguna historia detrás como la típica casa embrujada. él se pone a pensar, hace un par de años atrás todos vivía  sin ninguna complicación, solo vivir día a día, despertar,  salir a trabajar, comer, llegar a casa y dormir para el día siguiente volver a lo mismo. 
Cerca de las 6 pm él salía de su rutinario trabajo canino a su rutinario destino. Caminando con los audífonos puestos escuchando un ruido que provenía del celular pasando por los cables llegando a los auriculares, era la canción que se estaba tocando en ese momento pero el solo escuchaba el ruido debido a la poca atención que le prestaba debido a que el caminaba casi por intuición, automático, solo por inercia el camino para alcanzar el bus que lo llevaría a su hogar. Pero un segundo en su estado de poca concentración, en el modo de  zombi que se encontraba algo despertó en el su interés, una presencia, ¿Quién era? ¿Una persona? ¿Un sonido? ¿Un movimiento de algo lo cual lo tomo por sorpresa pasando por donde su visión periferia lo alcanzase para poder llamar su atención?, ni siquiera él lo pudo comprobar, sólo sabía que algo pasó pero no sabe qué. 
Llegando a casa pensando en ¿qué era eso? ¿Por qué pensaba en eso?, llegó a la conclusión que no era necesario seguir pensando en eso. Saluda a su pareja, ella lo abraza como siempre, se besan mirándose a los ojos de una forma tan simple pero tan romántica que sólo ellos podían disfrutar de eso, llegar a casa después de un largo día, ella en su trabajo y el en el propio, para poder disfrutar de ese pequeño gran momento. 

Palabras tras palabras, respuestas tras preguntas, sonrisas seguidas de risas, son adornos muy lujosos que adornan la cena que cada día realizan como un ritual sagrado en sus vidas, que grato momento. 

Llegan las 10 pm, hora de la ducha, otro momento íntimo de ambos donde se dejan llevar por los besos, caricias y bellas palabras del uno al otro, dejándose llevar por la calidez de sus cuerpos que es más fuerte que la misma agua cálida que los baña, todo es amor, todo es ternura y todo es excitante. Terminan, se secan, se visten con sus prendas para dormir, se acuestan y con sus cuerpos relajados por la satisfacción de hacer el amor sumado al todo el momento vivido ya es hora de dormir, descansar del ajetreado día, felices se acuestan, se desean las buena noches, un último beso del día y se disponen a dormir. Así termina un día común en sus vidas. 

Después de recordar esos momentos se centró en el detalle, ese pequeño detalle que fue lo que a él le llamo la atención. Siguió recordando.  Un par de días después del evento que lo dejo un poco preocupado, siguiendo su camino a casa ya casi olvidando el pequeño suceso se siente observado, un pequeño escalofrío invade su cuerpo tomando toda su espalda, como si alguien lo estuviese siguiendo, se detiene,  mira a su alrededor y nuevamente nada, sigue su camino con un poco de miedo, más alerta a su alrededor, mientras avanzaba se olvidaba de lo sucedido y de pronto otra sensación similar, se pregunta
- ¿Estaré paranoico?  
No, nada de eso, quizás el estrés del día a día en su agotador trabajo pensó. Continúa su camino.   

Llegó a la parada del bus para esperar el transporte que lo llevaría a su morada para descansar, ver y compartir con su pareja pero nuevamente la misma sensación con el mismo resultado. Sin darse cuenta el bus que el utilizaba llega a la parda. Por un descuido casi pierde el bus, pero al subirse algo le llama la atención, algo igual a la primera vez, sólo que está vez puede ver algo, o mejor dicho a alguien, una mujer de espalda, ¿Por qué le llamo la atención aquella mujer?, era algo que se preguntó en ese momento. Pensado en aquello, entre más tranquilo y a la vez más preocupado el camino se  le ha pasado muy rápido. 
Llega a su casa, nota algo inusual, su pareja no estaba, pero si una notificación en su teléfono:

   -Amor: cariño, hoy trabajaré hasta más tarde, si alcanzamos nos vemos. Besos, Te amo¡¡¡. 

El lee el mensaje y con un suspiro se dirige a la ducha. Ya bañándose, se comienza a relajar cuando comienza a pensar en aquella mujer,

- ¿Será ella la que me seguía? ¡No!- dijo, y deja su mente en blanco dejando que el cálido ambiente que deja el vapor del agua tibia provocaba. Termina y se dirige a la cama, sin ánimos de comer, sintiéndose que estaba sólo, y peor aún, que estaría sólo para siempre. Se duerme.

Al día siguiente, despierta y observa que su pareja no estaba. Se preocupó, pero al observar la habitación se da cuenta que había ropa tirada que era de ella, ropa que la noche anterior no estaba, índice de que ella si había llegado. Se levanta, y se dirige al comedor que es donde siempre desayunaba juntos antes de salir cada quien a su trabajo, se da cuenta de que alguien había tomado desayuno ya que estaban los cubiertos y la loza en el fregadero y observa la hora 10: 27 am, se había quedado dormido para ir a trabajar, lo que le dijo que su pareja ya había salido hace mucho a su trabajo.
Con sus dudas ya casi aclaradas observa que tenía una notificación de su pareja, pensando que ahí le explicaría la razón que porque no lo había despertado, habré el mensaje y para su sorpresa al leer:

   -Amor: Cariño, donde estás? Por qué no llegas? .01:37am
   -Amor: Que pasa? Por qué no llegaste? .07:30am 

Quedó más confundido.

                                                                       Continuará....


By Cristopher Maxwell Alvear